Los pacientes que se someten a una cirugía cerebral o lesión craneal, requieren una monitorización de la presión intracraneal, más conocida como PIC. Hoy en día es posible registrar la inflamación del cerebro gracias a unos sensores o implantes internos, sin embargo, no está exento de riesgos.
Los sensores neuronales permanentes pueden facilitar el crecimiento de biopelículas, reacciones alérgicas o agravar la inflamación que ya posee el paciente en el cerebro.

La universidad de Illinois (Urbana-Champaign), en EEUU, ha desarrollado unos implantes neuronales capaz de medir la presión y la temperatura del cerebro, con la gran ventaja de ser dispositivos bio absorbibles por el propio cuerpo humano.

Implante Cerebral Bioabsorbible

Los microimplantes utilizan un polímero biodegradable, (ácido poliláctico-co-glicolico) que unido a una capa nanoporosa, es capaz de registrar los cambios de presión en el cerebro.
El dispositivo puede mantener su funcionamiento y estructura por algunas semanas, tiempo suficiente para poder registrar y monitorizar todos los parámetros necesarios del paciente que ha sufrido una lesión cerebral o cirugía. El cuerpo excretará más tarde los restos del sensor.

Tipos de Implante Cerebral Bioabsorbible

Existen dos tipos de dispositivo, uno de ellos con cables solubles para transmitir toda la información, y otro con tecnología inhalámbrica. Este “Gadget” tiene el tamaño de un sello de correos, o menor incluso.

Actualmente el dispositivo se encuentra en desarrollo, por lo que no debe sorprendernos ver en un futuro todo tipo de  aplicaciones para esta tecnología.

 

Fuente: Nature

Fuente: Universidad Illinois