Nos hacemos eco de una reciente publicación aparecida en los medios de comunicación españoles, y es que el CSIC, (Centro Superior de Investigación Científica), ha dado a conocer un nuevo exoesqueleto que está diseñado especificamente para niños que sufran atrofia muscular espinal.

El exoesqueleto pesa alrededor de 12 kilos, y ayuda a los niños a caminar cuando son incapaces de hacerlo por sí mismos. Los niños con un peso inferior a 12 kilos también exoesqueleto CSICpueden llevar las piernas robóticas.

El dispositivo permite adaptarse y ajustarse a diferentes medidas para ser totalmente compatible con cualquier niño, tiene en cada pierna unas barras extensibles que ayudan a alinear las articulaciones correctamente. El aparato dispone de unos sensores que ayudan a regular el movimiento de las piernas dependiendo del uso que haga el paciente y la velocidad con la que avance. Debemos tener en cuenta que los pacientes con atrofia muscular espinal con frecuencia producen movimientos inesperados, donde este exoesqueleto permite compensar y realizar los ajustes pertinentes.

Las piernas robóticas disponen de unas baterías que tienen una autonomía aproximada de 5 horas de potencia.

Estas nuevas tecnologías aportarán una mayor independencia al paciente a la hora de caminar y a evitar o aliviar algunos síntomas de la enfermedad.

 

Fuente: CSIC