Cientos de familias distintas, miles de equipos son los que componen el parque de equipos electromédicos de cualquier hospital. Saber como identificar los equipos de electromedicina es una tarea fundamental para conseguir un correcto inventario.
Actualmente, la identificación se hace, en prácticamente el 100 % de los casos, con pegatinas propias del hospital, adheridas en la carcasa de los equipos. ¿Es ésta una manera eficaz?

La experiencia nos dice que con el paso del tiempo, el paso de limpiezas, y el cambio de carcasas por rotura, esta identificación se acaba mellando, perdiendo, o borrando. La tarea de los compañeros de electromedicina se duplica, al tener que identificar constantemente y periódicamente los equipos, para mantener el correcto inventario y gestión interna.

Grabado en la carcasa

Una de las maneras más eficientes y más desconocidas, puede ser la de grabar el número de serie o identificación en la propia carcasa del equipo. Para ello, existen diversos métodos en los cuales podemos reflejar el número identificativo de una manera más permanente, resistente y no erosionable al paso del tiempo.

 

Grabado por erosión: Este es nuestro método favorito, ya que es rápido, práctico y muy económico. Consiste en utilizar una herramienta “Dremmel” y una plantilla cualquiera, y grabando en el propio equipo guiándonos de la plantilla, podemos conseguir resultados muy buenos. Este tipo de grabado es viable para cualquier tipo de material, ya sea metálico o plástico.

Grabado equipo electromedicina

 

Grabado por láser: Éste método es mucho más limpio, ahora bien, tiene el inconveniente de que necesitaremos un ordenador anexo para programar la escritura, además, de que el soporte láser, en el modelo económico, solo nos permitirá grabar equipos pequeños y de materiales dedicados, ya que el láser no graba en cualquier superficie metálica. Evidentemente, para equipos grandes, será muy complicado grabar en láser.

 

Grabado por electricidad: Éste es un método muy rudimentario. Con un lápiz, conectando un extremo a la fase de un enchufe, y el otro extremo a la carcasa metálica, podemos conseguir utilizar el lápiz como un electrobisturí. La mina del lápiz, con componentes ferrosos, permite la conducción de la electricidad. Os dejamos imágenes ilustrativas.