Las herramientas que nos encontramos en un taller de Electromedicina son parte fundamental de nuestro día a día, ya en anteriores entradas hemos hablado de los principales útiles usados. Hoy queremos hacer hincapié de como mantener cuidadas y limpias las Herramientas de Electromedicina.

En todos los talleres, ya sean mecánicos, industriales, etc, los materiales deben encontrarse en su mejor estado, sin embargo, se debe tener especial cuidado con las herramientas de Electromedicina, ya que están en contacto directo con equipamiento sanitario y quirúrgico de elevada sensibilidad mecánica y coste económico, eso sin mencionar que un mal apriete, puede aportar funcionamiento anómalo perjudicial para el paciente.

Estas reglas o “tips” de cuidados y mantenimiento para herramientas de Electromedicina son extensibles a otros campos técnicos:

 

Mantenerlas límpias: Este es el punto quizá fundamental para todas ellas. Una herramienta sucia ensuciará el equipo a reparar, además nos dificultará la tarea y puede dañar las partes con las que esté en contacto, por ende  provocar un envejecimiento prematuro de la misma. La mejor manera de limpiar cualquier tipo de destornillador o llave, incluso de precisión, es aplicando alcohol isopropílico y realizar suaves pasadas con un paño. Si las herramientas de Electromedicina tuvieran una suciedad incrustada, podemos utilizar productos químicos más abrasivos, siempre con todas las medidas de seguridad oportunas, como son utilizar guantes, poca cantidad de producto, gafas protectoras, etc.

Guardar las herramientas de Electromedicina: Mantener todo el material en una caja de herramientas, o en su embalaje, nos garantizará su larga vida útil, además de reducir la posibilidad de extravío, o de mella por caída de la herramienta o golpes ajenos en los mangos aislantes.

Tratarlas con cuidado: A la hora de coger y dejar herramientas debemos prestar atención, sobre todo al dejar de usarlas. Las herramientas se colocan con suavidad, no se deben tirar para depositarlos en el banco de trabajo. Esto afecta sobre todo a aquellas que lleven consigo un punto pivotante, como son tijeras, llaves inglesas, alicates, etc.

Lubrícalas: Si el juego mecánico de una llave inglesa  no es el correcto, debemos lubricarla para que siga funcionando correctamente y evitar que el rozamiento del propio mecanismo acabe deteriorando la herramienta.

Cada Herramienta tiene su función: Parece algo evidente, sin embargo, todos hemos utilizado herramientas para otros objetivos a los que está preparada. Realizar estas acciones provocará una mella prematura además del daño que causará en la mecánica del equipo. Cada juego de destornilladores, Torx o Allen, tienen una función y finalidad específica. Por favor, no intentes abrir un tornillo Torx con un destornillador plano.

Reemplázala si es necesario: Muchas veces, debido a la torsión, al paso del tiempo y al mero uso diario de la misma, la herramienta puede agrietarse ligeramente o redondearse, perdiendo su precisión. Esto hace especialmente sensible la necesidad de un nuevo juego, ya que, utilizando una herramienta con desperfectos, solo conseguiremos dentar aquellas partes mecánicas con las que trabajemos. Desechar una herramienta usada por una nueva es una manera de mantener la maleta o caja de herramientas en óptimas condiciones de trabajo.